foto_disco (969K)

La vida breve

Ópera en dos actos
Texto original de CARLOS FERNÁNDEZ SHAW
Música de MANUEL DE FALLA
Estrenada el 1 de abril de 1913 en Niza


Elenco del estreno

Salud: Srta. GRENVILLE, La Abuela: Srta: FANTY, Carmela: Srta GERDAY, Paco: Sr. DEVRIÉS, Tío Sarvaor: Sr. COTREUIL, Cantaor: Sr. RAYNAL, Manuel: Sr. TERMANY

La obra

La ópera, o drama lírico en un acto, titulada LA VIDA BREVE se compuso en 1905 recibiendo el primer premio de ópera española de la Real Academia de San Fernando de ese año que implicaba su estreno en el Teatro Real, aunque luego se supo, o se adujo, que esa promesa no era oficial. Más tarde, ya en Francia, Falla modificó la partitura dividiéndola en dos actos, si bien en palabras del propio compositor en 1920 se refleja que “no había la menor modificación fundamental, que la división en dos actos obedecía a razones prácticas por cambios de escenario, que el interludio y la segunda danza que formaban el segundo acto habías sido desarrollados y que la partitura había sufrido ciertos retoques para su mejoramiento”. Y así se estrenó en francés (traducida por un Milliet que pretendió figurar como libretista) en el Casino de Niza el 1 de abril de 1913 interpretada en los principales papeles por la soprano Lilian Grenville, el tenor David Devries, el bajo Cotreuil, el barítono Raynal y la contralto Fanty, todos ellos bajo la dirección de J. Miranne y con el montaje escénico del ruso Strelesky. Antes había intentado estrenarla en España, en donde en 1910 el Teatro Real de Madrid no le dio garantías suficientes de la calidad de cantantes y músicos. Luego lo intentó en París en donde, aunque transigió con que no se representase en su idioma original, todo quedó en buenas palabras. Incluso a Ricordi en Milán le gustó la obra pero no la vio apropiada para un montaje escénico.

El éxito en Niza fue extraordinario lo que confortó a Falla, sobre todo por ofrecerlo a la memoria de su amigo, paisano y autor del libreto Carlos Fernández Shaw, ya fallecido. Luego triunfó la obra clamorosamente en la Opera Cómica de París en donde se estrenó el 7 de enero de 1914, pero el estallido de la guerra europea propició el regreso de Falla a España, en donde el 14 de noviembre de 1914 se estrenó LA VIDA BREVE en el Teatro de la Zarzuela de Madrid también con gran éxito, siendo la primera “Salud” española Luisa Vela, acompañada de Rafael López, Emilio Sagi-Barba y Teresa Tellaeche.

Desde entonces el triunfo ha acompañado a esta obra, sobre todo en algunos de sus fragmentos: la danza del tercer cuadro, la copla popular “Mal haya el hombre mal haya”, o las romanzas de Salud “Vivan los que ríen” y “Allí está. Riyendo junto a esa mujer”. Prueba de esta aceptación viene a ser las seis versiones discográficas que se detallan en esta reseña.

El compositor

Manuel de Falla Mateu nació en Cádiz el 23 de noviembre de 1876 y murió en Alta Gracia (Córdoba, Argentina) el 14 de noviembre de 1946. Comenzó sus estudios musicales en Cádiz terminándolos en Madrid con los maestros Tragó en piano y Pedrell en composición. La relación con Pedrell fue altamente beneficiosa para Falla, como de sus propias palabras se desprende “lleno de alegría por encontrar finalmente en España algo que tenía la ilusión de hallar desde el inicio de mis estudios, fui a casa de Pedrell para rogarle que fuese mi guía y a su enseñanza debo la más clara y fuerte orientación de mi trabajo”. Su relación con la zarzuela tuvo lugar antes de sus éxitos, llegando a escribir LA CASA DE TOCAME ROQUE (también llamada LA JUANA Y LA PETRA), LIMOSNA DE AMOR, EL CORNETA DE ORDENES, LA CRUZ DE MALTA (estas dos últimas en colaboración con Amadeo Vives) y LOS AMORES DE LA INES que fue la única que se estrenó, con mal resultado si atendemos a Arnau y no tan malo si leemos el Diccionario de la Zarzuela. ¿Tanto trabajo costaría hacer una inmersión en algunas de estas obras que propiciaran su edición discográfica, cuando estamos ante el músico más universal que ha dado España? En 1905 obtuvo por unanimidad el premio de la casa Ortiz y Cussó y el premio de ópera española en el concurso abierto por la Real Academia de San Fernando con LA VIDA BREVE. En 1907 se traslada a París, donde perfecciona estudios bajo la dirección de Paul Dukas y Claude Debussy. Después de rocambolescas historias que prueban su firmeza consigue estrenar en 1913 LA VIDA BREVE. Después vinieron sus grandes composiciones, tanto de música teatral como sus ballets EL AMOR BRUJO (1915), y EL SOMBRERO DE TRES PICOS (1919 cuya primera versión abreviada EL CORREGIDOR Y LA MOLINERA se estrenó en 1917) en cuya Danza del Corregidor utilizó temas de la zarzuela LA CASA DE TOCAME ROQUE, o su ópera de títeres EL RETABLO DE MAESE PEDRO (1919-1922), como orquestales e instrumentales: NOCHES EN LOS JARDINES DE ESPAÑA (1911-1916), CONCIERTO PARA CLAVE (1926), pianísticas: CUATRO PIEZAS ESPAÑOLAS (1909), vocales: SIETE CANCIONES POPULARES ESPAÑOLAS (1915) o la grandiosa cantata ATLANTIDA, que dejó inacabada y ultimó su discípulo Ernesto Halffter.

Falla fue un hombre sensible, casi de cristal, pero con una fortaleza interior tremenda que contrastaba con su presencia física. Acostumbraba a decir “me siento español cuando estoy en el extranjero y extranjero cuando estoy en España” y volvió de su prolongada estancia en París (1907-1914) con sus SIETE CANCIONES POPULARES ESPAÑOLAS terminadas pero no interpretadas aún y con un boceto de su “Nocturno” que habría de convertirse pronto en las NOCHES EN LOS JARDINES DE ESPAÑA, porque, efectivamente, la música escrita por Falla entre 1914 y 1919 surgió de las baterías cargadas en París: el regreso a casa liberó el manantial. Y por la misma regla de tres, cuando el compositor fue a vivir a Granada en 1919, la ciudad en donde sin conocerla había situado LA VIDA BREVE, su periodo “andaluz”, desde el punto de vista creativo, había llegado a su fin.

Además de su obra, en parte detallada, potenció la música, creando en 1923 la Orquesta Bética de Música de Cámara con la idea de interpretar música moderna en aquellos lugares donde, por entonces, dicho tipo de música no podía escucharse. También auspició junto con otros artistas e intelectuales de la talla de Oscar Esplá, Juan Ramón Jiménez, Turina, Fernando de los Ríos, Conrado del Campo, Fernández Arbós, Ramón Gómez de la Serna, García Lorca etc…. la “cofradía del carmen de Don Manuel” en donde se incubó la idea luego enaltecida por Federico sobre “la importancia histórico-artística del primitivo cante andaluz llamado cante jondo” llevando todo ello al Primer Concurso del Cante Jondo celebrado en el patio de los Aljibes de la Alhambra el 13 y 14 de junio de 1922 en que se entregó la primera llave del cante a un Manolo Caracol de 11 años.

Los disparates de los bandos enfrentados en la guerra civil angustió a un espíritu como el de Falla, que a una carta que le dirige Maeztu el 8 de julio de 1936 para que se una a la contrarrevolución le contesta “el único remedio que tenemos contra ella (la revolución) es, no una contrarrevolución de tipo conservador que mantiene incluso lo execrable, por ser seguro, sino otra revolución más profunda y alta, guiada por el amor que debemos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos”. El 19 de agosto de 1936 asesinan a su amigo Federico poniendo definitivamente ante sus ojos la durísima realidad de la guerra civil. El 28 de septiembre de 1939 Falla abandona Granada con destino a la Argentina.

El libretista

Carlos Fernández Shaw nació en Cádiz el 23 de septiembre de 1865 y murió en Madrid el 7 de junio de 1911. Licenciado en Derecho sin llegar a ejercer. Poeta, escritor y periodista. Se trasladó a Nueva York protegido por Juan Valera pero no encajó en aquel ambiente, por lo que de regreso a España se dedica al periodismo, siendo redactor de “La Epoca” en cuya tertulia conoció a Peña Goñi, Chapí, Chueca y otros que le dieron ocasión de entrar en el campo de la música teatral destacando como libretista, sobre todo en las siguientes obras, casi todas en colaboración, con López Silva: LA CHAVALA, LA REVOLTOSA Y LAS BRAVIAS (todas con música de Chapí), con Arniches: LA CANCION DEL NAUFRAGO (música de Morera), y otras en solitario como DON LUCAS DEL CIGARRAL (música de Vives) o LA VIDA BREVE (música de Falla).

Sinopsis

ACTO I.- Cuadro primero. Patio de una casa de gitanos en el Albaicín. Al fondo, por un portalón, se ve una calle alegre. A la izquierda, una puerta por la que se vislumbra el negro interior de una fragua iluminada por rojizos resplandores de fuego. Es un hermoso día de sol. La Abuela avía unas jaulas con pájaros, colgadas en la pared, y canta hablando con las aves. En la fragua canta también un coro de hombres. La canción de trabajo se contagia de ritmos vernáculos y de las profundidades temblorosas del "cante jondo".

  Mal haya el hombre, mal haya,
  que nace con negro sino.
  Mal haya quien nace yunque,
  en vez de nacer martillo.

La esencia dramática de la obra nace de esta canción, que es como un hilo de sangre candente en el tejido polifónico que forman con ella el canto de la Abuela, los pregones de un vendedor de flores y los demás vendedores de higos y fresas, el campanil del Albaicín y las lejanas campanas de Granada. Salud, una gitana joven y bella, llega de la calle desolada y se queja a su Abuela de la tardanza de Paco, su amante, un señorito presumido y conquistador que le finge amor a pesar de estar a punto de casarse con Carmela, rica señorita granadina que es huérfana de padre y madre y vive con su hermano Manuel. La Abuela y el tío de Salud, Salvaor, sospechan la traición de Paco; pero callan, ocultándosela a la muchacha, por piedad. Después de un dúo entre la Abuela y Salud, demostrando ésta su inquietud amorosa y procurando la vieja animarla disimulando la triste verdad y yéndose a la azotea a vigilar la llegada de Paco, vuelve a oírse la voz de los hombres de la fragua cantando el coro inicial de la obra. Salud, sola, canta una "seguiriya" que ella misma comenta con un recitativo que tiene también ritmos de canción andaluza. Una voz de tenor, desde la fragua, repite sola la canción que al principio cantaba el coro de hombres:

  Mal haya el hombre, mal haya,
  que nace con negro sino...

Después continúan el canto el coro de tenores y bajos en una bella glosa polifónica, a la que une Salud su voz al final del concertante. Vuelve la Abuela anunciando a Salud la llegada de su novio. La muchacha muestra su alegría en un canto de desbordante entusiasmo. Entra Paco y entre él y Salud tiene lugar un dúo de vehemente pasión, en el que abundan los felices hallazgos musicales. Al terminarse el dúo, el coro de hombres reanuda su canto en la fragua. Llega el tío Salvaor, un gitano viejo, y sin que Paco ni Salud lo adviertan, habla con la Abuela confirmando sus sospechas sobre el próximo casamiento de Paco con Carmela. Indignado, el viejo quiere descubrirlo todo y llega incluso a decir a la Abuela que quiere matar a Paco, pero ésta le detiene y se lo lleva. El idilio continúa suavemente y el cuadro termina con la repetición del coro inicial de hombres desde la fragua.

Cuadro segundo. Callejón solitario en lo alto de un montículo. Cae la tarde. Llegan Salud y Paco, muy amartelados, después de haber dado un largo paseo.

Este cuadro es un intermedio sinfónico-coral de profunda emotividad. La evocación musical de la realidad plástica, representada en la escena, una vista panorámica de Granada desde el Sacromonte, es intensamente sugestiva; pero no hay en esta música tan exquisitamente evocadora ningún propósito descriptivo. Las melodías de calidad popular constituyen con su rica vestidura armónica una bellísima trama polifónica. Se despiden los dos enamorados y aparece el tío Salvaor, que ha venido siguiendo a la pareja y acecha el momento en que Paco quede solo para castigar su infidelidad. Creyendo llegada la oportunidad de vengar a la infeliz Salud, se dispone a ejecutar su venganza, pero la oportuna intervención de la Abuela evita que se cometa el homicidio. La creciente oscuridad del anochecer desciende sobre la ciudad y envuelve en sombras aquel paraje solitario mientras los dos viejos debaten sus cuitas.

ACTO II.- Cuadro tercero. Una calle de Granada. Casi todo el telón corto está ocupado por la fachada lateral de una casa con amplias ventanas abiertas, desde las cuales se vislumbra el "patio" en que se celebra, con alegres fiestas, el matrimonio de Paco y Carmela. Es la casa de la rica heredera y de su hermano Manuel. Desde el interior llegan a la calle los rumores de la fiesta, la voz del "cantaor" flamenco, el son de las guitarras, los coros de hombres y mujeres que cantan en honor de los recién casados y los ritmos cadenciosos de la danza que se ha hecho célebre en todo el mundo filarmónico, por sus transcripciones para piano y violín. Antes de que acabe la danza aparece Salud y mira con ansiedad por una de las ventanas de la casa. Canta, después, tristemente, lamentando su desdicha, la traición de su amante y el engaño de su familia que quiso ocultárselo, y que ahora ve con sus propios ojos. Su desesperación es tan grande, que considera la muerte como única solución para sus penas. La voz del " cantaor" deja oír de nuevo frases alusivas a los novios, que aumentan su angustia. Llegan la Abuela y el tío Salvaor y se desarrolla una escena patética, en la que los dos viejos procuran, sin lograrlo, consolar a la desgraciada muchacha. En la casa sigue la fiesta y Salud reconoce entre las voces que cantan y hablan, la de Paco. Entonces, acercándose a una de las ventanas, canta:

  Mal haya la jembra pobre,
  que nace con negro sino.
  Mal haya quien nace yunque,
  en vez de nacer martillo.

Las voces interiores se han apagado como si escucharan la canción de la muchacha. Los dos viejos intentan hacerla callar y apartarla de aquel lugar; mas ella, desesperada, busca la puerta de la casa. La Abuela quiere impedir que entre, pero ante la obstinación de Salud, el tío Salvaor se decide a acompañarla y se va tras ella.

Cuadro cuarto. Patio de la casa de Carmela y Manuel, en el que se está celebrando la fiesta, adornado con plantas y flores y profusamente iluminado. En el centro hay una fuente de mármol. Al fondo, una cancela. A la vista del espectador se ofrece un conjunto de gran animación: hombres, mujeres, tipos populares ricos de color, hablan y se mueven alegremente. A un lado están juntos Carmela, Paco y Manuel; al otro, el "cantaor" y varios "tocaores" con sendas guitarras. Bailan algunas parejas animadas ruidosamente por la concurrencia, que los "jalea". Paco procura fingir alegría, disimulando su preocupación. Carmela le observa atentamente, como con recelo. Después de la danza, los recién casados hablan brevemente. Manuel interviene en la conversación y manifiesta antes su satisfacción por el matrimonio de Paco con su hermana. El tío Salvaor y Salud entran por la cancela y avanzan entre los invitados. Paco, al verlos, se turba intensamente. Manuel pregunta al viejo gitano qué es lo que busca en su casa y éste le responde que como hay baile y canto, él y su chica vienen a bailar y a cantar. Entonces Salud, no pudiendo soportar más tiempo aquella violenta situación, descubre ante todos la traición de Paco, que después de engañarla fingiéndole amor, la ha abandonado sin decirle una palabra de justificación, para casarse con Carmela. Paco quiere defenderse y dice que Salud miente; pero ella va hacia él temblorosa y después de decir: "¡Paco!", con una ternura infinita, cae muerta a sus pies, finalizando así, por penas del querer, la "vida breve" de la enamorada gitana. Llega la Abuela en aquel momento y entre las voces de hombres y mujeres que rodean sobrecogidos el cadáver de Salud, se destaca la suya para maldecir al traidor.

Índice de escenas

La ópera se estructura en dos actos, cada uno con dos cuadros, con la siguiente evolución:

Cuadro I: 1. Coro “¡Ande la tarea, que hay que trabajar!”. 2. Coro y la abuela “Mi querer es como el hierro…. ¡Mal haya el hombre, mal haya!”. 3. Salud y la abuela “Abuela ¡no viene!”. 4. Coro “¡Ah! ¡Ah! Ande la tarea”. 5. Salud y Coro “¡Vivan los que ríen!”. 6. La abuela y Salud “¡Salud! ¿Qué pasa?”. 7. Salud y Paco “¡Paco! ¡Paco! ¡Mi Salud!” 8. Salud y Paco “¡Paco! ¡Paco! ¡Siempre tuyo! ¡Mi chavala!”.

Cuadro II: 9. Intermedio.

Cuadro III: 10. Coro y el cantaor “¡Olé! ¡Olé ya! ¡Ay! ¡Yo canto por soleares!”. 11. Danza. 12. Salud, el cantaor y coro “¡Allí está! Riyendo, junto a esa mujer”. 13. Tío Sarvaor, la abuela, Salud, coro, Carmela, Paco y Manuel “¿No te dije? ¿La ves?”. 14. Intermedio.

Cuadro IV: 15. Danza. 16. Paco, Carmela, Manuel y Tío Sarvaor “¡Carmela mía! 17. Manuel, coro, Tío Sarvaor, Paco, Salud, Carmela y la abuela “¡Qué gracia! ¿Qué buscan ustedes aquí?

Personajes

Los principales, son:

Salud: Una gitanilla. Mezzosoprano
La Abuela: Abuela de Salud. Mezzosoprano
Tío Sarvaor: Tío de Salud. Barítono
Paco: Señorito, amante de Salud. Tenor
Carmela: Prometida de Paco. Soprano
Manuel: Hermano de Carmela. Bajo

Discografía

Basado sobre todo en la sección discográfica de esta página web, y buscando más bien el dato de identificación que la rigurosidad a veces difícil por la disparidad encontrada en las distintas fuentes consultadas, detallo las versiones siguientes:

Emi 1952: Dirige Ernesto Halffter y cantan Victoria de los Angeles, Rosario Gómez, Josefina Puigsech, Pablo Civil, Emilio Pava, Fernando Cachadiña, Miguel Pujol y José Simorra.
Emi 1966: Dirige Rafael Frühbeck de Burgos y cantan Victoria de los Angeles, Inés Rivadeneyra, Ana María Higueras, Carlos Cossutta, Victor de Narké, Gabriel Moreno, Luis Villarejo, José María Higuero y Juan de Andía.
Zafiro Novola 1968: Dirige Odón Alonso y cantan Pedro Farrés, Julio Julián e Isabel Penagos.
Deustche Grammophon 1978: Dirige Luis Antonio García Navarro y cantan Teresa Berganza, Alicia Nafé, Paloma Pérez Iñigo, José Carreras, Juan Pons, Manuel Mairena, Ramón Contreras y Manuel Cid.
Dorian Recording 1994: Dirige Eduardo Mata y cantan Marta Senn, Fernando de la Mora, Cecilia Angell, William Alvarado, Claudio Muskus, Elizabeth Almenar e Ignacio Clapes.
Naxos 2004: Dirige Maximiano Valdés y cantan Ana María Sánchez, Alicia Nafé, María José Suárez, Vicente Ombuena, Alfonso Echevarría, Enrique Baquerizo, Manuel Cid y Pedro Sanz.

Videograbaciones

En el catálogo de la Biblioteca Nacional no figura ningún vídeo de la ópera. Tampoco he encontrado filmografía de esta obra.

Bibliografía utilizada

“Diccionario de la Zarzuela”, coordinado por Emilio Casares Rodicio.
“El libro de la zarzuela”, de editorial Daimon.
“Historia de la zarzuela”, volúmen II, de Juan Arnau (Zacosa).
Enciclopedia Espasa
“El Mundo de la Música” guía musical bajo la dirección de K.B. Sandved. Espasa Calpe 1962
“Manuel de Falla” por Ronald Crichton en Los Grandes Compositores”. Salvat 1982
“Manuel de Falla” en Grandes Biografías. Planeta Agostini 1995.
“Sonidos de Andalucía” estudio de Ronald Crichton anexo a vinilo de Deustche Grammophon.

Marbella, 10 de septiembre de 2007

Firmado: Diego Emilio Fernández Álvarez

BotonMenu
BotonVolver