foto_disco (969K)

La eterna canción

Sainete en dos actos, y cuatro cuadros, en prosa
Texto original de LUÍS FERNÁNDEZ DE SEVILLA
Música de PABLO SOROZÁBAL
Estrenada el 27 de enero de 1945 en el Teatro Principal Palacio de Barcelona


Elenco del estreno

Laura: MARIANELLA BARANDALLA, Tina: MARÍA TERESA KLEIN, Jacinto: MARIANO IBARS, Manolo: ANDRÉS GARCÍA MARTÍ, Don Anibal: MANUEL GAS, Montilla: MANUEL ALARES

La obra

Dejo en labios de Sorozabal la crónica y crítica de la obra al escribir en sus Memorias: "Tuvo mucho más éxito artístico que comercial. Se estrenó en 1945 en el Teatro Principal Palacio de Barcelona. En esa partitura me parece que hilé demasiado delgado para el público en general. Como la acción sucede entre músicos, yo me permití muchas licencias humorísticas musicales que no llegan al público. Por ejemplo: la romanza del bajo está hecha con el motivo de las campanas de la Consagración del Grial, de Parsifal…¿Quién, cuantos pudieron darse cuenta de ello…? Ninguno. El "amanecer madrileño", una página de tipo sinfónico, comienza con el desarrollo de una frase del dúo de La Verbena de la Paloma, pero no la famosa melodía "donde vas con mantón de Manila", sino el bellísimo contrapunto que lleva dicho motivo, y tampoco se enteraron. Cuando empieza, el pajarito que canta sus trinos lo hace con un tema de Barbieri , de Pan y Toros…., etcétera. Tengo la impresión de que ese sainete (aunque como digo tuvo éxito en Barcelona y en todas partes) todavía no se ha descubierto. Un día se volverá montar y seguramente se le hará justicia porque el libro es muy teatral y tiene gracia y humor. El cuadro de la "boîte" está conseguido, y el que liga con éste, el de la comisaría, es de sainete cien por cien. Peca de exceso de música, seguramente, la obra. Pero la partitura, aunque a veces muy trabajada, es fácil, melodiosa y cuando haya verdadera afición a la música (¿la habrá algún día?) es posible que pueda cuajar. Hoy es imposible que obras como Las Golondrinas, La Bruja, etcétera, se puedan dar. Aparte de las dificultades de su montaje, no existe un público capaz de saborearlas. ¡Y todo esto lo debemos al glorioso alzamiento!".

Yo he dicho algunas veces en mis reseñas y en el Foro Nueva Zarzuela que la zarzuela ha sido víctima y no verdugo ante situaciones político-sociales hace no mucho pasadas en España y las reflexiones de Sorozabal me reafirman en ello. Creo que hoy, en general, se está entendiendo de música en España más, en cantidad y en calidad, que en la época aludida por Sorozabal, y no sólo de zarzuela, sólo hay que mirar alrededor y contad espacios (no solo teatros) donde se monten espectáculos musicales, orquestas, agrupaciones corales y asociaciones musicales, ¡en capitales de provincia e incluso pueblos! y sitios donde se hable de música (como, con las nuevas tecnologías, nuestro Foro y otros muchos similares). Algo así sólo sucedía antes en Valencia y alguna otra excepción localista. Hoy si hablas con gente y surge un tema musical, tu interlocutor no pone cara de "cataor de vinagre". Puede que esté empezando a cumplirse el deseo de Sorozabal.

Entre lo que apunta Sorozabal, los magníficos comentarios de El Diccionario de la Zarzuela (es el último gran sainete de la historia de la zarzuela), de Arnau (destaca una obra de profundo significado, mucho menos conocida de lo que debiera) y del Libro de la Zarzuela (lo que no puede negarse a la partitura es coherencia interna por la proximidad temática de los diferentes números musicales y por la consistencia dramática de su estructura) y los frutos de mi propia cosecha, me da la impresión de que el compositor con esta obra ofreció un homenaje al sainete zarzuelero con las menciones directas o indirectas a obras anteriores, como LA VERBENA DE LA PALOMA, PAN Y TOROS y otras del propio Sorozabal a que luego me refiero, o con la presencia de personajes que independientemente de la música realizan en la obra un papel similar al que otros llevaron a cabo en el rey de los sainetes y así podríamos establecer un parangón entre los celos de Manolo-Julian y la seducción a destiempo de Don Tomás-Don Hilarión.

La obra musicalmente bascula entre dos temas que salen en distintos puntos de la partitura, el de "jura un amante" del nº. 1 que reaparece en la parte de dúo "serio" que contiene el cuarteto del nº. 5 y en el del "do, do, si, la, si" del nº. 3 que se transforma en otro momento (nº. 7) en "la eterna canción" y ambos se reúnen en el precioso concertante del nº. 11 y al final de la obra en el nº. 14. A este núcleo se unen líricas romanzas del barítono (nº. 10 y 12), el dúo de soprano y tenor (nº. 3), la cómica musicalidad del pasodoble (nº. 4) y del entreverado con que tiple y tenor cómicos participan en el cuarteto del nº. 5. Sin olvidar la rítmica dulzura del danzón del nº. 8, el puro "verismo aflamencado" del número de la Comisaría (nº. 12) o el sinfónico "amanecer madrileño" que termina en mitad de la calle, como debe ser un sainete y con bronca y griterío, eso sí muy concertado, como en los nº. 11 y 12. Tanto huele todo a Sorozabal, que en muchos momentos musicales recuerda a LA DEL MANOJO DE ROSAS y a BLACK EL PAYASO (yo creo que muy especialmente) y que en cuanto a "realismo y verismo" evoca a ADIOS A LA BOHEMIA y parece anticiparnos JUAN JOSE.

El compositor:

Pablo Sorozabal nació en San Sebastián el 18 de septiembre de 1897 y murió en Madrid el 26 de diciembre de 1988. Se inició musicalmente en San Sebastián primero en la Academia de Bellas Artes estudiando solfeo con Manuel Cendoya, luego en el Orfeón Donostiarra en que estudió violín con Alfredo Larrocha y piano con Germán Cendoya y finalmente como violinista en la Orquesta del Gran Casino dirigida por el citado Larrocha y eventualmente por Fernández Arbós quien en 1919 propició su llegada a Madrid integrado en la Orquesta Sinfónica de Madrid. De allí su salto a Alemania, pensionado, en donde consolidó sus conocimientos de composición, violín y dirección de orquesta. Durante varios años (hasta 1932) estuvo a caballo entre Alemania y Madrid, en donde iba componiendo KATIUSKA e incluso la posterior ADIOS A LA BOHEMIA, contándose que ni los mismos libretistas de KATIUSKA confiaban en él por no ser músico de teatro, pero, según La Voz de San Sebastián antes del estreno, "la obra llegó a Marcos Redondo, el barítono de las delicadezas, de la verdadera sapiencia de cantor y gusto. Sorozabal encontró al poderoso padrino que había de presentar su obra ante el público". Además de su actividad como compositor, sobre todo de zarzuelas (aunque también hay en su haber obras sinfónicas), destacó en la Dirección de Orquesta desempeñando durante los dos primeros años de la guerra civil la de la Banda Municipal de Madrid, lo que a la postre le causó sinsabores derivados de su carácter fuerte e independiente y del "desvío", por utilizar un eufemismo, que le demostraron las instancias oficiales y con que le obsequiaron algunos de sus compañeros como, al parecer, Guerrero y Moreno Torroba, no pudiendo pese a todo dar con Sorozabal en tierra. De su producción zarzuelística detallaré: KATIUSKA (1931), LA ISLA DE LAS PERLAS y ADIOS A LA BOHEMIA (1933), LA DEL MANOJO DE ROSAS (1934), LA TABERNERA DEL PUERTO (1936), LA ROSARIO O LA RAMBLA DE FIN DE SIGLO y CUIDADO CON LA PINTURA (1941), BLACK EL PAYASO (1942), DON MANOLITO (1943), LA ETERNA CANCION (1945), LOS BURLADORES (1948), ENTRE SEVILLA Y TRIANA (1950) y LAS DE CAIN (1958). Además adaptó las obras de Albéniz: SAN ANTONIO DE LA FLORIDA (1954) y PEPITA JIMENEZ (1964) y la zarzuela de Barbieri PAN DE TOROS (1960). A principios del presente año, en versión de concierto, se estrenó su ópera JUAN JOSE ultimada en 1968 y que tuvo un conato de estreno en 1979 que resultó fallido.

El libretista

Luís Fernández García nació en Sevilla (de ahí que utilizara como segundo apellido "Sevilla" aunque no consta que lo cambiase jurídicamente) el 16 de marzo de 1888 y murió en Madrid el 30 de noviembre de 1974. Fue dramaturgo y colaboró en diversos periódicos. Con 15 años estrena su primera obra EL NUMERO 13 siguiendo otras muchas, entre otras LOS MARQUESES DE MATUTE, en colaboración con Carreño, que aun se mantiene en el candelero; en cuanto al teatro lírico destacan las obras compuestas al alimón con Anselmo C. Carreño de las que destaco LA DEL SOTO DEL PARRAL, de Soutullo y Vert, LOS CLAVELES de Serrano, AL DORARSE LAS ESPIGAS de Balaguer y DON MANOLITO de Sorozabal; en solitario escribió LA ETERNA CANCION, de Sorozabal y con Pilar Millán Astray CAYETANA LA RUMBOSA de Alonso.

Sinopsis

Se escenifica el día a día de una familia y de sus amigos todos músicos. El padre, Don Anibal, compositor y pianista en busca de inspiración que le permita encontrar su canción soñada, su hija Tina, violinista, es pretendida por Montilla, flautista, y su sobrina Laura, cantante, convaleciente de un noviazgo con Jacinto que es casado y con hijos a los que ha abandonado, es pretendida por Manolo, clarinetista. Al final terminan prometidas ambas parejas, desenmascarado Jacinto y Don Anibal encuentra al fin lo que buscaba: la eterna canción.

Indice de escenas

La obra se desglosa musicalmente en dos actos y los siguientes números:

Acto I: 1. Introducción y canción de Laura "Jura un amante….Ella su vida juzga perdida". 2. Romanza de Laura "Al regar yo las flores…No quiero verte, no quiero". 3. Dúo de Laura y Jacinto "Do, do, do, si, la, si….Has de saber…..Dime que el sol no ciega…Dime que el frío es vida". 4. Pasodoble a dúo "Este servidor….Te quiero por tu frescura". 5. Cuarteto de Laura, Manolo, Tina y Montilla "De su pena y de la mía…Con el tiempo se puede olvidar". 6. Romanza de Don Anibal "Esa es la que va a situarme…Soy artista muy modesto…Una ópera del corte de Parsifal". 7. Concertante final del acto I "Jura un amante….¿Como dice? ¿Yo? ¿Cómo ha dicho?.....Es la eterna canción".

Acto II: 8. Introducción y danzón "Por fin llegó….No hace falta que lo digas". 9. Romanza de Don Tomás "La chiquilla está celosa….Todas, todas son iguales". 10. Romanza de Manolo "Brillan sus ojos….Ay vida mía, chiquilla". 11. Final del cuadro I del acto II, fox lento "Jura un amante…..Es la eterna canción…Basta Jacinto" y pasodoble instrumental. 12. Número de la Comisaría "Madrid a tanto de tanto….Pues que ese tío frescales", romanza de Manolo "Cosas del cariño son" y final "No quiero verte, no quiero". 13. Amanecer madrileño "No vaigas a los Madriles si quieres que yo te quiera". 14. Final del acto II concertando "Con el tiempo se puede olvidar" y "Es la eterna canción".

Personajes

Los principales son los siguientes:

Laura: Cantante. Termina prometida a Manolo. Soprano.
Tina: Violinista. Prometida de Montilla. Tiple cómica.
Don Anibal: Compositor y pianista. Bajo.
Manolo: Clarinetista. Enamorado de Laura. Barítono.
Jacinto: Antiguo novio de Laura. Tenor.
Montilla: Flauta. Novio de Tina. Tenor cómico.
Don Tomás: Casero de la familia música. Tenor Cómico.
Don Ramiro: Comisario. Tenor.

Discografía

Detallo las siguientes versiones:

Columbia 1945 - Dirige Sorozabal a la Gran Orquesta del Teatro Principal Palacio de Barcelona y cantan Purita Giménez, Enriqueta Serrano, Mariano Ibars, Guillermo Palomar, Manuel Gas, Manuel Alares y Anselmo Fernández.

Hispavox 1965 - Dirigen Pablo Sorozabal y José Perera, respectivamente a la Orquesta de Conciertos de Madrid y a los Coros Cantores de Madrid, y cantan Teresa Tourné, Ana Higueras, María Aragón, Charito Giménez, Pedro Lavirgen, Renato Cesari, Julio Catania, Segundo García, Francisco Saura y Eduardo Fuentes.

Videograbaciones

No conozco ninguna.

Bibliografía

He utilizado la siguiente:

"Diccionario de la Zarzuela", coordinado por Emilio Casares Rodicio.
"El libro de la zarzuela", de editorial Daimon.
"Historia de la zarzuela", volúmen II, de Juan Arnau (Zacosa).
"Mi vida y mi obra" de Pablo Sorozabal, páginas 250/1. Fundación Banco Exterior.
"Enciclopedia Espasa

Marbella, 13 de agosto de 2009

Firmado: Diego Emilio Fernández Álvarez

BotonMenu
BotonVolver