foto_disco (969K)

La dogaresa

Zarzuela en dos actos, y tres cuadros
Texto original de ANTONIO LÓPEZ MONIS
Música de RAFAEL MILLÁN
Estrenada el 17 de Septiembre de 1920 en el Teatro Tívoli de Barcelona


Elenco del estreno

Marieta: LUISA VELA, Rosina: LOLA ARELLANO, Miccone: EMILIO SAGI-BARBA, Paolo: ARTURO DE CASTRO, Zabulón: ENRIQUE BEUT, Dux: RAMÓN CASAS, Marco: RAFAEL DÍAZ

La obra

Su estreno estuvo precedido por el apoyo que el gran barítono Emilio Sagi-Barba prestó a la obra, como ya había hecho por ejemplo con LAS GOLONDRINAS de Usandizaga en 1914, y esto hasta tal punto que los autores publicaron en el libreto la siguiente dedicatoria “Tú quisiste ser el padrino de esta obra y has hecho por ella más que sus propios padres. La noche del bautizo, en el Tívoli, con el lujo de tus facultades, el caudal de tu buen gusto y la riqueza de tu maestría, tiraste la casa por la ventana y conseguiste que lo que era un niño enclenque pareciera un robustísimo infante, asegurándole una vida larga y un porvenir seguro”. Y poco se equivocaron, pues aun hoy transcurridos ochenta y siete años sigue esta zarzuela ocupando un digno lugar. A ello contribuyó también el “sucesor” de Sagi-Barba, Marcos Redondo que la paseó por toda España, incluida Madrid a donde no llegó hasta 1945, según cuenta en sus Memorias “Al maestro Millán no le estrené nada. Fue Emilio Sagi-Barba quien le estrenó, en Barcelona, LA DOGARESA y EL PAJARO AZUL, por cierto con un éxito extraordinario. Sin embargo, es de todos los músicos de entonces del que estoy más contento y agradecido, sobre todo por las noches de triunfo que le debo en los teatros del Paralelo barcelonés. ¿Por qué sus obras no gustaban en Madrid? Es algo que nunca se sabrá. Y esto es hasta tal punto cierto, que en 1945, cuando me disponía a hacer la temporada en el teatro Madrid, la empresa puso una sola condición: retirar del repertorio LA DOGARESA. Me negué en redondo. O se incluía esa zarzuela o rescindía el contrato. Y la empresa tuvo que claudicar. Estrené la obra, y fue todo un éxito. Y a la tercera representación se le hizo un sentido homenaje al autor. Todavía me parece recordarlo en su sillón de ruedas, porque estaba paralítico, llorando de emoción en el palco. La verdad es que todos hicimos cuanto sabíamos y más en aquella famosa DOGARESA”.

El compositor

Rafael Millán Picazo nació en Algeciras el 24 de septiembre de 1893 (según todas las fuentes consultadas, salvo el Diccionario de La Zarzuela que señala el mismo día pero de 1894) y falleció en Madrid el 8 de marzo de 1957. A fines de 1925 comenzó a sentir los primeros síntomas de una cruel enfermedad mental acompañada de parálisis que cortó en pleno éxito su carrera artística; en la década de los 50 se recuperó algo físicamente e incluso llegó a estrenar EL TESORO DE GOLCONDA en 1952 pero ya sin la brillantez intelectual y capacidad de trabajo que le caracterizaron. Su padre, músico militar, le dio sus primeras lecciones de música, perfeccionándose luego en Córdoba (hace muchos años leí que había residido también en Antequera, pero al no haber encontrado el dato preciso, dejo para otra ocasión su confirmación) y en Madrid, destacando como violinista y como director de compañías líricas lo que le familiarizó con la zarzuela, estrenando su primera obra EL PRINCIPE BOHEMIO en 1914, a la que siguieron otras muchas, residiendo ya el músico en Barcelona, a las que frecuentemente acompañó el éxito, dejando aquí constancia de LA DOGARESA en 1920, EL PAJARO AZUL en 1921, EL DICTADOR en 1923 y LA SEVERA en 1925. También escribió música para banda, religiosa, operetas y el poema sinfónico SUEÑO FANTASTICO. Entre las fuentes consultadas, “El Libro de la Zarzuela” expresa la importancia de este músico, en cuanto al resurgimiento de la zarzuela grande operado en los años 20 y 30 de pasado siglo, incorporándose al camino abierto por Vives y seguido también por gente de la categoría de Sorozabal. “El Diccionario de la Zarzuela” indica que no se debe olvidar que cronológicamente fue él quien creó y dio carta de naturaleza a unas formas estilísticas que luego fueron utilizadas por otros compositores del momento. Y finalmente, considero muy interesante la opinión de Juan Arnau que, al comentar el desarrollo de la música española en el siglo XX, distinguiendo el género chico, la zarzuela grande y el nacionalismo musical “clásico”, argumenta que antes de su decadencia en los albores del citado siglo el género chico, seguramente sin proponérselo, había actuado como depurativo estilístico contribuyendo a eliminar el italianismo que se había apoderado de la zarzuela grande, y cuando el género chico decae ante la “nueva zarzuela grande” ésta renace dotada de un concepto musical estéticamente no definido por el movimiento nacionalista pero al menos liberado de la influencia de la ópera italiana que tanto se había dejado notar en la zarzuela grande del siglo XIX. Lo ideal hubiera sido que la zarzuela grande además de lograr su españolización hubiera sentado las bases de un teatro genuinamente español, pero ello en un momento en el que esa función la llevaron a cabo, por otros medios, Albéniz, Falla y Turina hubiera sido un intento tardío y sin posibilidades de desarrollo. Solo se consiguió un florecimiento de personalidades individuales. Algunas bien definidas en una línea de alto vuelo artístico (no lo dice pero puede estar hablando de Vives, Jiménez, Serrano, Soutullo, Vert, Moreno Torroba, Luna….); otras, más inclinadas a un carácter populachero no exento por ello de cierta gracia espontánea (podría estar hablando sobre todo de Alonso y Guerrero). Pues bien Arnau encuadra a Rafael Millán en el primer grupo. Es muy significativo que el Espasa (tomo 31 publicado en 1916, página 803) indica en la biografía de Pablo Luna que “en 1908 fue nombrado Director del Teatro de la Zarzuela de Madrid en donde emprendió una campaña a favor de la música española, dando entrada a compositores noveles de tanto mérito como Falla, Turina, Guridi y especialmente Millán, que con sólo tres obras y veintiún años ha conseguido colocarse en la primera línea entre los músicos españoles”.

El libretista

Antonio López Monís, conde de López Muñoz, nació en Granada el 22 de agosto de 1875 y murió en Madrid el 23 de diciembre de 1947. Fue Abogado, Secretario de los Gobiernos Civiles de Cuenca, Soria y Huesca y encargado de personal en el de Madrid. Literato y autor dramático que colaboró con otros autores como Carlos Fernández Shaw y Pascual Frutos, entre otros. En el campo de la zarzuela compuso gran número de libretos entre los que destaco SOLDADO DE NAPOLES y LA VENUS DE PIEDRA de Alonso, SI YO FUERA REY de Serrano, EL QUE PAGA DESCANSA de Foglietti, EL SUSPIRO DEL MORO de Luna, EL BUEN LADRON de Barrera, LA MUJER DEL PROJIMO de Calleja, LA DOGARESA y EL PAJARO AZUL, de Millán.

Sinopsis

La acción transcurre en Venecia siendo Marietta el vértice donde confluyen las distintas tramas de la obra, pues estando enamorada de Paolo, va a convertirse en Dogaresa al ser pretendida por el Dux, al que favorece en sus intentos el bufón Miccone (la sombra de Rigoletto es alargada) que también la ama en secreto. Este amor secreto finalmente es el detonante del intuido final feliz, pues Miccone pasa de ayudar a la condena a muerte de Paolo y propiciar la boda de Marieta con el Dux a asesinar a éste para salvar la vida de aquél. Este marco principal queda resaltado por la vida en la calle (mercaderes, espadachines, gondoleros, etc…) y en palacio (pajes, mayordomo, etc….) y contrastado con una pareja secundaria, Marco y Rosina. A todo este entramado sirve una música siempre elegante y sensual, vibrante o dulce según los momentos. Destacan casi todos los números, sobre todo, en el primer acto, la triste canción de Marietta “Ya muerto está mi amor”, la heroica romanza de Paolo “Pondré en la empresa”, el fabuloso dúo de Miccone y Zabulón “Si una mujer nos enamora” y el concertado final al que se engarza la romanza de Marieta “Las flores de mil colores” y en el segundo acto, la extraordinaria romanza de Miccone “Un conde fue” transformada luego en la tarantela “pastorcilla, pastorcilla, pastorcilla”, el delicioso número de los pajes “Callad amigos míos”, la Serenata de Paolo “Ya duerme Venecia tranquila” seguida de su dúo con Rosina “Tu voz resonaba”, y, casi para terminar, el tenso y dramático dúo de Rosina y Miccone “Tras de esa puerta un hombre”.

Índice de escenas

Zarzuela en dos actos con los siguientes números musicales:

Acto I: 1. Coro “Venid aquí venecianos a comprar”. 2. Romanza de Marietta “Ya muerto está mi amor”. 3. Romanza de Paolo “Pondré en la empresa mi fe”. 4. Dúo de Zabulón y Miccone “Si una mujer nos enamora”. 5. Dúo de Rosina y Zabulón “No es posible lo que pretendes”. 6. Concertante “Las flores de mil colores”.

Acto II: 7. Romanza de Miccone “Un Conde fue”. 8. Quinteto de los pajes “Callad amigos míos”. 9. Serenata de Paolo “Ya duerme Venecia tranquila”. 10. Dúo de Marieta y Paolo “Tu voz resonaba”. 11. Dúo de Marieta y Miccone “Tras de esa puerta un hombre”. 12. Final “Venecianos: el Dux acaba de ser herido”.

Personajes

Los principales son:

Marietta: Enamorada de Paolo, pretendida por el Dux y por Miccone. Soprano.
Rosina: Casada con Marco, ayuda los amores de Paolo y Marietta. Soprano o mezzo.
Miccone: Bufón del Dux y enamorado de Marieta. Barítono.
Paolo: Enamorado de Marietta y objeto de las intrigas de la obra. Tenor.
Zabulón: Judío que favorece los deseos del Dux y Miccone. Bajo.
Marco: Amigo de Paolo. Tenor.
El Dux: Gobernante de Venecia. Barítono.

Discografía

Basado sobre todo en la sección discográfica de esta página web, y buscando más bien el dato identificativo que la rigurosidad a veces difícil por la disparidad de datos encontrada en las distintas fuentes consultadas, detallo las versiones siguientes:

La voz de su Amo 1920 (Aria Recording): Dirige Rafael Millán y cantan, Luisa Vela, Lola Arellano, Emilio Sagi Barba, Arturo de Castro y Enrique Beut.
Columbia 1962: Dirige Argenta y cantan Pilar Lorengar, Teresa Berganza, Manuel Ausensi, Carlos Murguía y Antonio Campó. En la discografía de nuestra página figura el sello Alhambra y sin fecha. En el vinilo figura 1962, que no puede ser la fecha de grabación ya que el eximio Director murió en 1958. El Catálogo de la Biblioteca Nacional data el disco en 1962 pero otro de romanzas de Ausensi que incluye ya “Un conde fue” de esta zarzuela lo retrotrae a 1954, que creo, por tanto, que es la fecha verdadera de esta versión.
Marfer-Vergara 1967: Dirige Eugenio M. Marco y cantan Angeles Chamorro, Cesar Ponce de León, Bernabé Martí, Mª. Carmen Ramírez, Pilar Torres y Rafael Campos, entre otros.

Dentro de las grabaciones históricas, además de la detallada en primer lugar, no podemos olvidar la de Columbia 1924 (como figura en la colección de 5 CDs. “La voz prodigiosa de Marcos Redondo”, editado por Blue Moon) en la que el de Pozoblanco canta el cuento-tarantela “Un conde fue”. Aun conservo un disco de pizarra, Odeon 1931 (según el Catálogo de la Biblioteca Nacional) en el que Antonio Capdevila dirige a Marcos Redondo y Joaquín Torró en el dúo “Si una mujer nos enamora”, en una cara, en la otra Marcos Redondo canta las guajiras “Por el mismo rey del moro” de LA ALEGRIA DEL BATALLON, de Serrano.

Bibliografía

He utilizado la siguiente:

“Diccionario de la Zarzuela”, coordinado por Emilio Casares Rodicio.
“El libro de la zarzuela”, de editorial Daimon.
“Historia de la zarzuela”, volúmen II, de Juan Arnau (Zacosa).
“Enciclopedia Espasa”, tomos 31 página169 y 35 página 296 y apéndices 6 página 1287 y 7 páginas 482/3.
“Enciclopedia de Andalucía”, tomo 6.
“Un hombre que se va” Memorias de Marcos Redondo, Planeta, páginas 184/5.
“La Dogaresa” comentario de Juan Arnau anexo al vinilo de Columbia.

Marbella, 8 de julio de 2007

Firmado: Diego Emilio Fernández Álvarez

BotonMenu
BotonVolver