foto_disco (969K)

El cantar del arriero

Zarzuela en dos actos
Texto original de SERAFÍN ADAME y ADOLFO TORRADO
Música de FERNANDO DÍAZ GILES
Estrenada el 21 de noviembre de 1930 en el Teatro Victoria de Barcelona


Elenco del estreno

Mariblanca: GLORIA ALCARAZ, Lorenzo: MARCOS REDONDO, Anselmo: JUAN ARNÓ, Gloria: MARÍA TÉLLEZ, Braulio: JOSÉ ACUAVIVA, Cigüeño: ANGEL DE LEÓN, Blas: JUAN BARAJA

La obra

Todas las fuentes consultadas destacan como elemento esencial en los triunfos de este compositor el haber contado con Marcos Redondo que inmortalizó las dos romanzas de EL CANTAR DEL ARRIERO “Soy arriero” y “Sólo una boca que se pueda besar”, el brindis de EL CANTANTE ENMASCARADO “La vida entera la brindamos a una mujer” y el pasodoble de EL DIVO “Soy de Aragón la tierra noble”. Precisamente el famoso barítono cuenta en sus Memorias que EL CANTAR DEL ARRIERO gustó mucho en Barcelona pero pasó sin pena ni gloria en Madrid ¡cosas del teatro! según el parecer del eminente cantante.

El compositor

Fernando Díaz Giles nació en Sevilla el 20 de junio de 1887 y murió en Barcelona el 5 de diciembre de 1960. Estudió en la Academia Militar General de Zaragoza y desde 1907 en la Academia de Infantería del Alcazar de Toledo, simultaneando su carrera militar con la musical hasta que sus éxitos zarzuelísticos le animaron a dedicarse por entero a la composición, hacia 1929. En 1907 compuso el HIMNO DE LA ACADEMIA DE INFANTERIA que comienza con aquello de “Ardor guerrero vibra en nuestras voces”, en 1915 su primera zarzuela DORAIDA, en 1917 la pieza sinfónica “DANZA SIBERIANA” y en 1926 estrena en Sevilla su ópera ROCIO. Las zarzuelas que han tenido trascendencia fonográfica son EL ROMERAL (1929), EL CANTAR DEL ARRIERO (1930), LA HISTORIA DE JUAN VALDES o EL RENEGADO (1931), LA MOZA QUE YO QUERIA (1932), EL CANTANTE ENMASCARADO (1934), ALHAMBRA (1940), EL DIVO (1942).

Los libretistas

Serafín Adame Martínez nació en Madrid el 7 de julio de 1901 y murió en Madrid en 1979. Abogado, periodista y autor teatral que también ejerció la crítica taurina con el seudónimo de Don Inocente. En el teatro hablado colaboró frecuentemente con Jardiel Poncela y en el campo de la zarzuela, lo más afamado lo escribió para Díaz Giles, destacando EL CANTAR DEL ARRIERO, EL RENEGADO (o LA HISTORIA DE JUAN VALDES) y EL CANTANTE ENMASCARADO.

Adolfo Torrado Estrada nació en La Coruña el 11 de mayo de 1904 y murió en Madrid el 12 de julio de 1958. Dramaturgo y crítico teatral. La calidad de su obra teatral “carente de cualquier tipo de preocupación literaria” no sale bien parada ni en el Espasa ni en el Diccionario de la Zarzuela. Sus zarzuelas más conocidas fueron EL CANTAR DEL ARRIERO, EL RENEGADO (o LA HISTORIA DE JUAN VALDES) y EL CANTANTE ENMASCARADO, todas ellas musicadas por Fernando Díaz Giles. Su labor como crítico teatral, sobre todo en La Voz de Galicia, le llevó a hacer en 1928 una crítica en El Correo Gallego excepcionalmente laudatoria para Marcos Redondo, que este recoge en sus Memorias, sobre la representación en El Ferrol de EL HUESPED DEL SEVILLANO; cuenta el barítono que ¡Qué que lejos estábamos los dos de pensar que yo estrenaría su CANTAR DEL ARRIERO ..……hasta entonces no le conocí personalmente”.

Sinopsis

Próximo a la vejez, Blas, es dueño de una Venta, situada en la carretera que conduce a Puebla de Sanabria, que es frecuentada por arrieros, y a los que Blas no ve con buenos ojos. El ventero, viudo y con una hija, tiene depositadas todas sus ilusiones en ella. La muchacha, llamada Mariblanca, es buena y cariñosa con su padre, a quien brinda total obediencia y cariño. Braulio, mozo de confianza del ventero, es el fiel criado que se siente orgulloso de servir a su amo. Gloria es otra muchacha que sirve en la Venta, y tiene Braulio a mal traer, por sus coqueteos con los demás mozos del lugar y con algún que otro arriero de los que de paso en la venta. Es Anselmo, entre los mozos del lugar, lo más serio y formal que pueda desearse, y quien se fijó en Mariblanca, con la que no pierde la ocasión de ser agradable. El cariño surge entre los dos jóvenes, y Anselmo adora a su novia. No son muy del agrado de Blas las relaciones de Anselmo con Mariblanca, ya que el muchacho no posee ningún bien de fortuna, pero incapaz de quitar un gusto a su hija, no llega a oponerse con resolución a que estas relaciones continúen. El día en que se celebra el santo de Mariblanca, la venta está de fiesta. Mozas y mozos, vienen con bailes y canciones a festejar a la hija del ventero. Blas ante la posibilidad de su viaje aquella misma noche, le hace la recomendación a Braulio, de que cierre la venta a todo arriero. Efectivamente, ante la ausencia del amo, la venta está cerrada. Se interrumpió la fiesta, con el anuncio de la próxima llegada de los arrieros, por el sonido de campanillas lejanas que se van acercando poco a poco. Cuando llegan Lorenzo, "Cigüeño" y Tomás con los demás arrieros frente a la puerta de la Venta, sólo un silencio sepulcral, como de lugar deshabitado, les recibe. Las intenciones del jefe de los arrieros no son muy buenas, ya que se desvió a propio intento de su ruta normal para hacer un alto en la venta. Tiene conocimiento de la belleza de Mariblanca, y como hombre de poco escrúpulo en cuestiones de faldas, y acostumbrado a hacer su voluntad, de grado o por la fuerza, no reparó en perder unas horas en su caminar para correr la aventura que se propone. Mariblanca quien ordena a sus criados que abran la puerta a los arrieros y les franqueen la entrada en la Venta, si así lo desean. Lorenzo, conseguido su primer propósito, trata con gran dulzura a la joven. Al poco de estar los arrieros saboreando el vino que les fue servido, se presenta Anselmo, al frente de otros mozos, a rondar a su novia. Esta sale a recibir a su prometido, quien, orgulloso, hace gala del cariño que profesa a Mariblanca. El despecho que siente Lorenzo es torpemente disimulado, retando a Anselmo a que haga con él un alarde de fuerza y destreza de pulso. Ante la osadía del arriero, y a pesar de la oposición de Mariblanca, que quiere evitar a Anselmo la reyerta con el pendenciero Lorenzo, el muchacho comienza a medir sus fuerzas con su rival, siendo vencido, ante el regocijo de los arrieros y la consternación de los mozos. Esta humillación, sufrida por Anselmo ante su novia, es lo que buscaba Lorenzo. Anselmo, dándose cuenta de las intenciones de su rival, le reta a una lucha a muerte para defender a su novia. El arriero amenaza lograr su propósito a pesar de toda oposición. La oportuna llegada de Blas, que no efectuó el viaje anunciado, corta la tirante situación. Blas pone en manos de Anselmo la custodia de Mariblanca. El mozo jura defenderla con su vida. A poco, se presenta en la Venta un fraile falso, ya que se trata de "Cigüeño", uno de los secuaces de Lorenzo, quien sigue en su propósito anterior de ultrajar a Mariblanca. El tal "Cigüeño" es el encargado de franquear la entrada en la casa de la muchacha a su jefe y demás gente arriera en un momento determinado. Lograda la primera fase del plan concebido por Lorenzo, y cuando incluso tiene en su poder a Anselmo aprisionado entre dos de sus hombres y a Mariblanca desmayada y a merced suya, la aparición del ventero le detiene en su intento. Blas hace saber a Lorenzo que la mujer que tiene ante él es su propia hija, fruto de la mala acción que años antes cometiera. Esta confesión final hace que Lorenzo desista de su propósito, y arrepentido de la mala acción que iba a cometer, haga votos por la felicidad de Anselmo y Mariblanca, abandonando la venta.

Como tantas veces sale en estas Reseñas, sobre un dramón infumable recae la música para salvar la obra. Un preludio tenso y de raigambre folklórica basado en el tema del arriero que reaparece varias veces en la zarzuela da paso a un alegre número cantado por Mariblanca y el coro “El día de tu santo tiene grandeza”. El número que sigue es el brillante y airoso raconto de Mariblanca “La moza de Sanabria”; luego un número cómico, algo arrevistado “Pecado, pecado” nos lleva al número culminante de la obra, la salida de Lorenzo “Soy arriero” poderosa romanza pensada para un Marcos Redondo en la cresta de la ola de sus facultades. Finaliza el acto con dos números compuestos a su vez por varios episodios de gran belleza como, en el primero la frase musical del barítono “Cómo quieres que el arriero al llegar” y en el segundo las frases de tenor “Hoy a mi Mariblanca le canto amores” y de barítono “Parece que no asoma la niña zamorana”. En el segundo acto destaca otro movido número cómico “Sanabresa, sanabresa”, los dúos de Mariblanca y Braulio “Baila moza baila” de aspecto folklórico y Mariblanca y Anselmo más serio “Sobre la grupa de mi caballo”, para finalizar con otra romanza de barítono “Sólo una boca que se pueda besar” en que destaca más la serenidad y la elegancia que el brío.

Índice de escenas

Zarzuela en dos actos con los siguientes números musicales:

Acto I: 1. Preludio y coro general “El día de tu santo tiene grandeza”. 2. Raconto de Mariblanca “El mozo mejor de todo el lugar….La moza de Sanabria”. 3. Duetto cómico “Me gusta mirar tu cara….Pecado, pecado, pecado”. 4. Salida de Lorenzo “De Peña Negra vengo…..El dueño de la venta tráiganos vino….Soy arriero”. 5. Concertante “De la ruta de Zamora….Como quieres que el arriero al llegar”. 6. Dúo de Anselmo y Lorenzo, con coro “A la ronda voy mozos….Hoy a mi Mariblanca le canto amores….Parece que no asoma la niña zamorana…..Zamorana si te vengo a rondar”.
Acto II: 7. Preludio y terceto cómico “Deogracias, Deogracias” (este número no figura en las grabaciones discográficas). 8. Dúo cómico y coro “Mi mozo es el más valiente…Sanabresa, sanabresa”. 9. Dúo de Mariblanca y Braulio con coro “Baila moza, baila moza”. 10. Dúo de Mariblanca y Anselmo “Eso que pides es imposible…Sobre la grupa de mi caballo”. 11. Romanza de Lorenzo “Sólo una boca que se pueda besar”.

Personajes

Los principales son:

Lorenzo: Arriero pendenciero y mujeriego. Barítono.
Mariblanca: Supuesta hija de Blas, acosada por Lorenzo y enamorada de Anselmo. Soprano
Anselmo: Mozo enamorado de Mariblanca. Tenor.
Gloria: Moza enamorada de Braulio. Tiple cómica.
Braulio: Mozo enamorado de Gloria. Tenor cómico.
Cigüeño: Compinche de Lorenzo. Tenor cómico.
Blas: Dueño de la venta, supuesto padre de Mariblanca. Actor.

Discografía

Basado sobre todo en la sección discográfica de esta página web, y buscando más bien el dato de identificación que la rigurosidad a veces difícil por la disparidad encontrada en las distintas fuentes consultadas, detallo las versiones siguientes:

Odeón (Blue Moon) 1931 - Dirige Antonio Capdevila y cantan Angeles Ottein, Marcos Redondo y Augusto Gonzalo. Se trata de una selección, y corta, pues sólo consta de los números 2, 4, parte del 10 y 11.

Alhambra 1959 - Dirige Benito Lauret y cantan Dolores Cava, Manuel Ausensi, Carlos Murguía, Julita Bermejo y Gerardo Monreal.

Como fragmento destacar la salida de Lorenzo “Soy arriero” cantada por Francisco Kraus y publicada por varios sellos discográficos desde 1972.

Bibliografía

He utilizado la siguiente:

“Diccionario de la Zarzuela”, coordinado por Emilio Casares Rodicio.
“El libro de la zarzuela”, de editorial Daimon.
“Historia de la zarzuela”, volúmen II, de Juan Arnau (Zacosa).
“Enciclopedia Espasa”
“Un hombre que se va” Memorias de Marcos Redondo. Planeta 1973.
“El cantar del arriero” argumento de la sección “Cantables” de esta página web.

Marbella, 17 de agosto de 2007

Firmado: Diego Emilio Fernández Álvarez

BotonMenu
BotonVolver