foto (969K)

Isabel Penagos


Soprano
Santander, 24 de septiembre de 1931


Estudió el bachillerato en la capital cántabra y a los diecisiete años se trasladó a Madrid con el propósito de ingresar en la Facultad de Farmacia, pero fue otra la disciplina que siguió. Su tío, gran aficionado a la ópera y a la zarzuela, al observar que tenía buen oído y cantaba sin perder tono, la animó para que diera de lado la futura botica y se dedicara al canto. Como Isabel accediera la presentó a Ana María Iriarte para que la escuchara. Esta la llevó a Lola Rodríguez de Aragón. Salió airosa de la prueba y la aconsejó que se matriculara en el Real Conservatorio. En sus aulas coincidió con otra joven que luego habría de lograr fama mundial: Teresa Berganza. Con Lola Rodríguez de Aragón hizo toda la carrera y a su lado estuvo siempre. De ella recibió valiosos consejos que la fueron muy provechosos. A su vez recibió diversas enseñanzas de Historia y Estética de la Música impartidas por el eminente musicólogo Federico Sopeña, que le fueron de gran utilidad. Hizo una brillante carrera con notas de sobresaliente en todos los cursos. Al finalizar los estudios quedó empatada a puntos con Teresa Berganza para optar al premio. Y como no podía ser dividido, a ésta le fue concedido el de Lucrecia Arana y para Isabel se creó el de María Barrientos, que desde entonces no ha vuelto a darse.

Su primera actuación tuvo efecto en el Ateneo de Madrid en enero de 1953, bajo la dirección de Cristóbal Halffter con la Orquesta de Radio Nacional de España. En él interpretó las arias de soprano de LA PASIÓN SEGÚN SAN MATEO, de Bach. En mayo del mismo año dio su primer recital en el Colegio Mayor Antonio de Nebrija de la Ciudad Universitaria de Madrid, acompañada al piano por Odón Alonso, en el que alcanzó un gran éxito. En los años iniciales de la Televisión española fue destacadísima su intervención con motivo del décimo aniversario de la muerte de Manuel de Falla, acompañada al piano por Ernesto Halffter. En agosto de 1956 se presentó en el Palacio de la Magdalena de Santander con un recital de canciones de Joaquín Rodrigo, acompañada al piano por el propio compositor. Su ciudad natal la concedió el premio Estanislao de Abarca. En 1957 aborda su primer papel operístico en Madrid con LA SERVA PADRONA, de Pergolesi, y se presenta en el Teatro de los Campos Elíseos de París con la Orquesta de la Sociedad de Conciertos con el CANTO A SEVILLA, de Turina; en Toulouse cantando su primer “Requiem”, de Verdi, bajo la dirección de Georges Prête en 1958. En 1958 se presenta en el Teatro de La Zarzuela de Madrid en una producción de LA TEMPRANICA, de Giménez. Comenzó a adquirir nombre a partir del concierto que, con la Orquesta de Radio Nacional, dio en Madrid en marzo de 1960. Cantó en los festivales internacionales de varios países y en los de España, recorriendo Santander, La Coruña, Granada, San Sebastián, Valladolid y Vigo. Participó durante cuatro años en las Semanas de Música Religiosa de Cuenca, por lo que le fue otorgado el Premio de la Crítica al cumplirse su VI edición. Seguidamente intervino en funciones de ópera, conciertos, oratorios y recitales, no sólo en España, sino en Francia, Italia, Reino Unido y Estados Unidos. En 1961 en el Teatro San Carlos de Lisboa con LA VIDA BREVE y EL RETABLO DE MAESE PEDRO, ambas de Falla; en 1961 en la Opera de París con LA ATLÁNTIDA; todo este periplo, conducirá a la soprano a debutar en La Scala de Milán con el papel de “Musseta” en LA BOHÈME durante la temporada 1963-64. En 1964 es requerida para participar en la primera temporada de ópera en el madrileño Teatro de La Zarzuela en dos producciones: LAS BODAS DE FÍGARO, junto a Pilar Lorengar y Teresa Berganza, y DON GIOVANNI, con Alfredo Kraus y Antonio Campó. Relevantes fueron sus actuaciones en el Teatro Colón de Buenos Aires y en la Scala de Milán. De entre los muy diversos programas que interpretó, merecen destacarse EL MESÍAS de Haëndel, los “Oratorios” de Mozart y la “Novena Sinfonía” de Beethoven con la que inauguró en 1966 la flamante sala del Teatro Real de Madrid cuando se habilitó para conciertos, dirigida por Rafael Frühbeck de Burgos. Su repertorio operístico es amplio; abarca las principales obras de Mozart, Verdi, Rossini, Donizetti, Bellini y Puccini, más algunas antiguas de Pergolese y Purcel.

Ganó la medalla de oro en el Concurso Internacional de Canto de Toulouse (Francia); obtuvo un señalado triunfo en el Festival de Música de Albi (Francia), celebrado en su catedral en 1968, con el bajo Julio Catania.

A lo largo de su vida artística ha estrenado obras de Joaquín Rodrigo, Oscar Esplá y Eduardo Toldrá. Es Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid y premio de canto Isabel Castelo, considerado como el más importante de los que se otorgan en España. En 1970 es nombrada catedrática de la Escuela Superior de Canto de Madrid, centro que dirigió desde 1980 hasta 1983. Al finalizar los contratos de la temporada 1978-79 decide retirarse de los escenarios para dedicarse plenamente a las actividades docentes. También impartió clases y cursos de canto en diversas Universidades americanas y europeas.

Grabaciones completas:

La Revoltosa, La rosa del azafrán, Agua, azucarillos y aguardiente, Katiuska, La del manojo de rosas, La tabernera del puerto, El retablo de Maese Pedro. Ed.: Zafiro-Novola (1967-1969).

Fragmentos y selecciones:

“Romanzas de zarzuela”: El niño judío, El señor Joaquín, Las hijas del Zebedeo, Jugar con fuego, La Tempranica, Los Claveles, El dúo de La Africana, Gigantes y Cabezudos, El carro del sol, El barberillo de Lavapiés. Ed.: Zafiro (1969).
BotonMenu
BotonVolver