foto (969K)

Bernabé Martí


Tenor
Villarroya de la Sierra (Zaragoza), 14 de noviembre de 1928


Bernabé Martínez nació en Villarroya de la Sierra (Zaragoza) el 14 de noviembre de 1928. Fue el sexto y último hijo de una familia campesina. A los trece años tuvo que dejar la escuela para comenzar a trabajar la tierra porque el padre era ya mayor y él era el único hijo soltero. Durante algún tiempo estuvo cuidando las cabras que había en casa. Tenía que subir con ellas a 1.600 metros de altura, donde está la ermita de la Virgen de la Sierra, patrona de la localidad. Así vio transcurrir su niñez hasta llegar a la mocedad. Le gustaba la música, y su mayor ilusión fue entrar en la banda del pueblo. Aprendió solfeo y a tocar el saxofón. Al tiempo, siempre que se presentaba la ocasión, cantaba las jotas que oía por la radio. Tenía ya veinte años cuando un día le escuchó el párroco, y quedó tan sorprendido que convenció a sus padres para llevarle a Zaragoza. El sacerdote pensó que había descubierto a otro Fleta. La profesora doña Asunción Vitoret le hizo una prueba y elogió su buena voz. De igual opinión fue el maestro de capilla del Pilar, don Juan Azagra.

Fue acogido entre los infantes de coro para estudiar música durante un año. Luego, ayudado por la familia marchó a Madrid, en cuyo Conservatorio hizo durante dos años los cursos de canto con José Luis Lloret. Su deseo era perfeccionarse en Italia. En 1953, y con una beca de cinco mil pesetas anuales que le concedió la Diputación de Zaragoza, llegó a Roma para ingresar en el Conservatorio de Santa Cecilia. Permaneció tres años en ese centro hasta terminar la carrera de canto. Realizó cursos de perfeccionamiento en la Academia de Siena y de ésta salió seleccionado para cantar la ópera ECUBA de Bruno Rigachi. También recibió clases en Milán de la célebre soprano catalana Mercedes Llopart. Se presentó en Zaragoza en las fiestas del Pilar de 1956 cantando en el Teatro Principal un ramillete de arias de ópera y la jota de EL TRUST DE LOS TENORIOS. Su debut serio se produjo en los Festivales de Granada de 1958, donde interpretó LA VIDA BREVE. Ya estaba en el camino deseado. Cantó SALOMÉ en Alemania, contratado por el maestro Alberto Erede para cantar en la Opera de Düsseldorf, y después efectuó una gira de dos años por distintos países de Europa. Había alcanzado en ellos gran crédito y en España aún no era conocido. Hasta que hizo su presentación en 1960 en el Liceo de Barcelona con el estreno de LA CABEZA DEL DRAGÓN del maestro Lamote de Grignon, basada en una obra de Valle Inclán. Desde entonces reduce su apellido a Martí.

Después cantó CARMEN y WERTHER en distintos teatros de Alemania y Francia. Un día, en 1964, Montserrat Caballé debía interpretar MADAMA BUTTERFLY en La Coruña y se puso enfermo el tenor. Cuando buscaban un sustituto, ella se acordó de haber estuchado en el Teatro Calderón al joven tenor que la agradó. Cuando le llamaron, Bernabé dudó porque no conocía la obra. El hijo de Fleta, en cuya casa vivía, le animó. Compraron la partitura y se puso a estudiarla. La cantó como pudo, y aquella noche conoció a la que había de ser su esposa. Más tarde volvieron a interpretarla en el Liceo con mayor seguridad, y al día siguiente ya salieron juntos y formalizaron el noviazgo. Él marchó a Buenos Aires para cantar MANON LESCAUT en el Teatro Colón y LA BOHÈME en México. Siguieron Lima, Caracas y Santiago de Chile, mientras ella continuaba su fulgurante carrera.

La boda se efectuó en Montserrat el 14 de agosto de 1964. Luego hubieron de separarse para cumplir sus respectivos compromisos. Bernabé debutó en el Carnegie Hall de Nueva York con IL PIRATA, ópera que más tarde cantarían juntos en Philadelphia, e IL TROVATORE en San Antonio de Texas. Bernabé cantó RIGOLETTO en Washington y TOSCA, WERTHER, TURANDOT, PAGLIACCI, CARMEN y NORMA en Dallas, Houston, Kansas y Nueva York.

Los triunfos del matrimonio se multiplicaron durante varios años hasta que en 1972 un hecho inesperado los truncó. Ese año aparecieron juntos en París con NORMA. Bernabé se sintió mal y no pudo finalizar la obra. Ya en Barcelona, el especialista comprobó que tenía el pulmón izquierdo prácticamente inútil como consecuencia de una afección contraída de niño. Con un tratamiento adecuado, mejoró. Más tarde una leve lesión de corazón le obligó a poner fin a sus actividades artísticas. Su última actuación fue en Ripoll en 1985. De tenor famoso pasó a ser, sin desconsuelo alguno, “el marido de la Caballé”. Y se dedicó a ella y a sus hijos en una entrega total.

Con su nombre y el de Montserrat, la Obra Cultural de Ibercaja creó en 1992 un concurso anual que otorga becas de perfeccionamiento a cantantes prometedores.

Grabaciones completas:

Marina. Ed.: La Voz de su Amo (1962).

Doña Francisquita, La Dogaresa, Los de Aragón. Ed.: Vergara (1967).

Fragmentos y selecciones:

“Romanzas de zarzuela”: El huésped del sevillano, Los de Aragón, La villana, Doña Francisquita, La tempestad, El trust de los tenorios, La Dolorosa, Don Gil de Alcalá, La Dolores. Ed.: Vergara (1964).

“Dúos de zarzuela: Montserrat Caballé, Bernabé Martí”: Luisa Fernanda, La Generala, El caserío, El dúo de La Africana, La Dolores, La leyenda del beso. Ed.: Vergara (1965).
BotonMenu
BotonVolver