foto (969K)

Mercedes Capsir


Soprano
Barcelona, 20 de julio de 1897
Suzzara (Mantua), 13 de marzo de 1969


Nació en Barcelona, el 20 de julio de 1897, al tiempo que su padre, el barítono José Capsir cantaba LA MASCOTA en el Teatro Español. Su madre, que usaba como nombre artístico el de Mercedes Tressols, fue también una soprano muy apreciada. Desde niña, pues, la llamó la música y sólo vivió para ella.

Cursó los estudios primarios en un colegio de la Ronda de San Pablo y también los de inglés y francés con profesores particulares. A los ocho años inició los de piano y, por entonces, ingresó en el Conservatorio del Liceo. Asistía a las representaciones del Gran Teatro en los pisos superiores para ver los éxitos de sus antecesoras, Josefina Huguet, Graciela Pareto y María Barrientos, cuyas variaciones musicales retenía sin dificultad y repetía después en las clases para asombro de todos. Gran interés debió despertar su voz cuando el empresario, que organizó unas funciones de ópera en Gerona, la llevó para cantar RIGOLETTO. Al cumplir diecisiete años se prestó para sustituir a la soprano que debía cantar esa obra en el Gran Teatro del Liceo; ocurría el 28 de noviembre de 1914. El éxito que obtuvo fue extraordinario.

En 1914 hizo su presentación en el Teatro Real de Madrid, también con RIGOLETTO. siendo llamada al palco real para recibir la felicitación de los monarcas. Después visitaría Lisboa, La Coruña, Oviedo, Bilbao y San Sebastián, para continuar hasta Buenos Aires, donde cantó HAMLET al lado de Titta Ruffo.

En 1917 comenzó su fulgurante carrera por Europa como primera figura, cantando con gran éxito RIGOLETTO en la Ópera de París con Matia Battistini. A los quince días de llegar a Italia debutó en Bolonia con IL BARBIERE DI SIVIGLIA, continuando sus actuaciones por todo el país, hasta llegar a Venecia, donde se presentó con I PURITANI al lado del joven tenor Giacomo Lauri-Volpi.

Interpretó un gran variado repertorio, que iba de LUCIA DI LAMMERMOOR a I PURITANI; de RIGOLETTO a IL BARBIERE DI SIVIGLIA; de MANON LESCAUT a MADAMA BUTTERFLY; de DON PASQUALE a L'ELISIR D'AMORE; de DER SOSENKAVALIER a LA SONNAMBULA; de GLI UGONOTTI a LOHENGRIN, siempre al lado de los más grandes cantantes del momento: Titta Ruffo, Riccardo Stracciari, o Carlo Galeffi.

Aunque hizo una carrera triunfal por toda Europa con brillantes intervenciones, sus actuaciones se concentraron preferentemente en Italia; allí tuvo casa abierta durante veinticinco años, aunque nunca dejó de volver a su querida Barcelona, ya que actuó en el Liceo durante catorce temporadas seguidas con un éxito arrollador.

Mujer de talento natural se exigió siempre mucho, y depuró su arte hasta tal punto que pocas sopranos de su época pudieron igualarla. Además, sus amplios conocimientos musicales la llevaron más de una vez a la composición. Entre otras obras, armonizó unas variaciones sobre temas de Mozart que solía cantar en la lección de música de IL BARBIERE DI SIVIGLIA.

Aplaudida con calor por miles de entusiastas espectadores, culminó su extraordinaria carrera artística la noche del 13 de febrero de 1923 en la Scala de Milán con otro debutante: Miguel Fleta. Juntos cantaron RIGOLETTO bajo la dirección de Arturo Toscanini.

Después de una larga gira por Europa, América y Oriente Medio, volvió a Roma. Estrenó en la Scala la ópera IL RE, de Giordano, y hasta se atrevió a ir a Rusia, donde cantó lieder en ruso con clamoroso éxito. Mención especial merece la MARINA que cantó en el Liceo con Hipólito Lázaro y Marcos Redondo. Tras largos años de recorrer el mundo, volvió a residir en Barcelona, y el 2 de enero de 1940 le es concedida la medalla de oro de la ciudad, que le impusieron en su camerino durante uno de los entreactos de MADAMA BUTTERFLY. Era el premio por haber llevado el nombre de España por todos los escenarios de ópera del mundo.

Cuatro años después, el 26 de enero de 1944, efectuó su despedida en el mismo teatro donde hizo su presentación con la ópera IL MATRIMONIO SEGRETO, de Cimarosa, al lado de Manuel Ausensi y Juan Oncina. En 1953 ocupó la cátedra de canto del Conservatorio del Liceo, que le fue concedida por unanimidad. Desde ese día sólo cantó para hacer demostraciones a sus discípulos. Lejos del mundo lírico, su vida se deslizó tranquila y apacible. Frecuentemente viajaba a Italia para pasar unos días con su hija y sus nietos. En uno de ellos sufrió una bronconeumonía complicada con un ataque de uremia y, hospitalizada en la localidad de Suzzara (Mantua), falleció el 13 de marzo de 1969, siendo trasladados sus restos a Barcelona.

De la gran cantante es esta frase: "No pude llegar a mayor altura de la que llegué, ni pude cobrar más de lo que cobré."

Obras completas:

Marina. Ed.: Columbia-Regal (1929)

Fragmentos y selecciones:

El señor Joaquín, El carro del sol. Ed.: Odeón (1924)

El maestro Campanone, El salto del pasiego, El último romántico. Ed.: Columbia-Regal (1930-1932)
BotonMenu
BotonVolver