foto (969K)

Ataúlfo Argenta


Director de Orquesta
Castro Urdiales (Santander), 19 de noviembre de 1913
Los Molinos (Madrid), 21 de enero de 1958


Nació en Castro Urdiales (Santander) el 19 de noviembre de 1913, en el seno de una familia de clase media. En 1925 comienza sus primeros estudios musicales asistiendo a unas clases gratuitas impartidas en el Círculo Católico de Castro de donde su padre era socio, primero como solista de coro y más tarde como estudiante de solfeo, piano, violín y viola. En 1927 la familia se traslada a Madrid donde Ataúlfo continúa las clases en el Real Conservatorio de Madrid. Por aquel entonces a Argenta lo que más le divertía y atraía era el piano, y es al aprendizaje de éste instrumento a lo que más dedica su atención. Termina sus estudios a los tres años logrando el Premio Extraordinario. Apenas un año después muere su padre lo que supuso un duro golpe para el músico que tenía en él a un gran amigo.

En 1931 recibió el premio Kristina Nilsson, que le permitió trasladarse a Bélgica donde tenía intención de ampliar estudios de piano y composición en el prestigioso conservatorio de la ciudad, pero su débil salud le obliga a residir en climas más acordes y se traslada a Bruselas, donde consigue una beca. Para sobrevivir acepta todo tipo de trabajos relacionados con la música principalmente preparando a alumnos para conseguir becas, oposiciones y concursos y, cuando surgen, da conciertos de piano. En 1934 realizó su primer concierto al frente de una orquesta estudiantil. Un año más tarde fue contratado como maestro interino en la temporada de ópera del Teatro Calderón, donde actuaba un equipo artístico encabezado por Giacomo Lauri-Volpi y Miguel Fleta, entre otros.

Con el estallido de la Guerra Civil fue movilizado por el ejército de Franco. El 13 de octubre de 1937 contrajo matrimonio en Segovia con su novia de siempre. Desmovilizado con su unidad en Albacete, multiplicó sus esfuerzos para convertirse en un concertista de primera clase.

En 1940 organizó un recital en el Teatro de la Comedia, que tuvo un notable rendimiento económico. El éxito de este concierto le proporcionó una actuación como solista en un programa de la Orquesta Clásica, dirigida por el maestro José M.ª Franco. Más tarde dio un recital patrocinado por el entonces director del Teatro Español, Cayetano Luca de Tena.

En mayo de 1941 se trasladó a Alemania, donde dio varios recitales y consiguió una plaza de profesor en el Conservatorio de Kassel. El 6 de diciembre de 1943 regresó a España. En 1944 fundó la Orquesta de Cámara de Madrid y, al año siguiente, ingresó como profesor de piano en la Orquesta Nacional de España. Poco después se le confió un encargo de responsabilidad: preparar de nuevo al Orfeón Donostiarra. El 10 de diciembre de ese mismo año dirigió el primer concierto de la Orquesta Nacional, de la que en agosto de 1946 fue nombrado segundo maestro.

En 1947 dirigió el "Concierto de Aranjuez" de Joaquín Rodrigo, en el Teatro Español, con la Orquesta de Cámara de Madrid. El solista de guitarra, que interpretaba por primera vez el concierto en Madrid, no era otro que Narciso Yepes. Ese mismo año, director, solista y orquesta repiten éxito en París, donde dan fama mundial al concierto de Joaquín Rodrigo. Más tarde, en 1954, Argenta y Yepes hacen la primera grabación en vinilo del citado tema. Ese disco fue el más vendido durante varios años en Europa, América y Japón. A partir de ahí su carrera se desarrolló brillantemente y fue un invitado de excepción de la Sociedad de Conciertos de París.

A comienzos de 1948 accede como director titular de la Orquesta Nacional, puesto que desde 1946, estaba ejerciendo en apoyo del director titular, Don Bartolomé Pérez que estaba delicado de salud y debía limitar sus actuaciones. Con ella realizó brillantes giras por toda España.

Desde 1948 se celebraba en Santander el Festival de Música, que nació de la necesidad de dar una oferta cultural a los estudiantes extranjeros que acudían a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Se crearon unas actividades musicales en el claustro del seminario y en el atrio del Hospital de San Rafael. En 1952, y gracias al impulso de Ataúlfo Argenta y del que fue primer director del festival santanderino, José Manuel Riancho, se crea la Plaza Porticada, considerada por todos durante cuarenta años como la "plaza mayor de la música" en España. Tenderete de día, y escenario mágico y único por la noche, por ella desfilaron los más grandes artistas del siglo XX, tanto de la música, como de la danza y el teatro. Durante sus 38 años de historia fue el eje sobre el que se vertebraba toda la oferta cultural de la región.

En 1953 Ataúlfo Argenta dirigió las nueve sinfonías de Beethoven en el Festival de Santander, siendo homenajeado por sus conciudadanos. En 1955, por razones de salud, se tomó una temporada de reposo. El 27 de abril de 1956 retornó al podium. Ese mismo año fue nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, para cuya sesión de ingreso preparó un discurso titulado: "La dirección de orquesta a través de los grandes maestros".

Obtiene grandes éxitos en los Festivales de España donde se da a conocer al gran público y quizás donde se le empiece a reconocer únicamente por su relación con la Zarzuela.

En 1957 dirigió en París, en el Théatre des Champs-Elysées el "Requiem" de Brahms, al frente de su Orfeón Donostiarra. El 19 de enero de 1958 tuvo lugar su último concierto en el Monumental Cinema con la interpretación de EL MESÍAS, de Haëndel. Al día siguiente ensayó con la orquesta Nacional por última vez. Falleció súbitamente, en extrañas circunstancias, en la madrugada 21 de enero de 1958 en la localidad madrileña de Los Molinos. A título póstumo se le concedió la gran cruz de Alfonso X el Sabio. También a título póstumo recibió la medalla de oro de su localidad natal, Castro Urdiales.

Argenta y la zarzuela

La prodigiosa batuta de Ataúlfo Argenta consiguió, en los pocos años que duró su carrera, las grabaciones de zarzuela más admiradas. En 1948 se produjo el invento de los discos microsurco, cuya presentación oficial tuvo lugar en Londres. En España, que vivía en un clima de aislamiento en cuanto a avances técnicos, no empezaron a llegar hasta 1952, fecha en que empezaron a producirse los primeros microsurcos de creación nacional. Entre tanto se fueron editando discos de 78 r.p.m. hasta 1957. La nueva tecnología había abierto la puerta a un cambio trascendental en la historia de la música, ya que ahora se iban a poder editar completas las más extensas obras de todos los tiempos.

Ataúlfo Argenta siempre tuvo muy presente, en su actividad concertística, la música de los compositores del género lírico español, pues siempre introducía en sus sesiones musicales las mejores páginas sinfónicas de estos autores, con alguno de esos inmortales preludios e intermedios. Indudablemente fue esa dedicación especial la que le valió la confianza de la casa discográfica "Columbia", establecida todavía en San Sebastián, para cuyo sello "Alhambra" realizó la ingente labor de salvar para la posteridad un inmenso catálogo de zarzuelas. Inició sus grabaciones en 1952 con discos de 78 r.p.m. conteniendo preludios e intermedios. Dos años después pasó a realizar ya los registros en discos microsurco. Bajo su batuta se montaron más de cincuenta zarzuelas, alguna de ellas con riesgo de desaparecer de la memoria popular, y que contaron con todos los requisitos vocales y orquestales para realizar unas versiones que hicieron justicia a las bellezas que contienen. Zarzuelas que van desde las más antiguas de Barbieri hasta las más conocidas producciones de los años treinta.

Preludios e Intermedios:

La Torre del Oro, El tambor de granaderos, El baile de Luis Alonso, La boda de Luis Alonso, La Revoltosa, Goyescas, La pícara molinera, La Dolores, Las golondrinas, La leyenda del beso, Bohemios, La verbena de la Paloma, El barberillo de Lavapiés, La viejecita, La Gran Vía, Los borrachos, Mirentxu, La marchenera, La meiga, Maruxa, El patinillo, El caserío, La patria chica. Ed.: Alhambra (1952-1953)

Zarzuelas completas:

Agua, azucarillos y aguardiente, Alma de Dios, La Gran Vía, El barquillero, Los de Aragón, La alegría de la huerta, La alsaciana, La Dolorosa, Los claveles, La fiesta de San Antón, El tambor de granaderos, El cabo primero, El santo de la Isidra, La chula de Pontevedra, La boda de Luis Alonso, El baile de Luis Alonso, La verbena de la Paloma (2 versiones) *, La Revoltosa (2 versiones), Los gavilanes, Maruxa, La reina mora, El puñao de rosas, Gigantes y cabezudos, La viejecita, El dúo de La Africana, La tempestad, Doña Francisquita, Las golondrinas, Bohemios, La canción del olvido, Molinos de viento, Luisa Fernanda, El caserío, La del soto del parral, El rey que rabió, Los cadetes de la reina, La Dogaresa, Jugar con fuego, El barberillo de Lavapiés, El asombro de Damasco, Don Gil de Alcalá, Goyescas, El niño judío, Los diamantes de la corona, El maestro Campanone, La corte de Faraón, La patria chica, Música clásica, Moros y cristianos, El chaleco blanco, Las bravías. Ed.: Alhambra (1953-1958)

* En la primera versión de LA VERBENA DE LA PALOMA (1952), la insistente voz que llama al sereno: "¡Francisco!", es la del propio Ataúlfo Argenta.

Fragmentos y selecciones:

"Romanzas de zarzuela: Manuel Ausensi": La del soto del parral, La Calesera, El huésped del sevillano, El maestro Campanone, Benamor, La parranda. Ed.: Alhambra (1954)

"Romanzas de zarzuelas y canciones": La Dolores, Madrid (Canción de la maja), Don Gil de Alcalá, Jugar con fuego, La Dogaresa. Ed.: Alhambra (1954)
BotonMenu
BotonVolver